Parto de la princesa Lia

Hola bombones!

Por fin otra vez por aquí, he estado un tiempo desconectada de aquí pero ahora vuelvo para quedarme, y para empezar a lo grande voy a escribir sobre el parto de Lia.

El día 3 de Abril fui a hacerme la última eco de control de peso de Lia, cómo me habían dicho venia bastante grande, ya me decían que pesaba 4, 039kg y la verdad que con Unai que nació con 3,720Kg ya me hizo bastante daño por eso me aconsejaron de provocarlo para que no tuviéramos imprevistos y no pudiera nacer por si sola. Así que me dijeron que el sábado 7 el día que cumplíamos 40 semanas, a las 8 de la mañana estuviéramos al hospital con las bolsas y preparados porque me lo provocarían.

El viernes, llevamos a Unai con mi hermana así el sábado nos íbamos directos al hospital. Recuerdo que aquella noche no dormí nada de nada, estaba muy nerviosa deseando que Lia quisiera salir por si sola pero no hubo manera. A las 6 de la mañana sonó el despertador cosa que no me hizo falta porque ya estaba despierta, me levanté y me fui a la ducha para estar preparada. No comí nada porque de los nervios no recordaba si me habían si podía comer o no, además estaba tan nerviosa que tampoco me entraba nada.

Dirección al hospitalA las 8 menos 10 ya estábamos en el hospital , en la sala de partos dónde las comadronas me dieron la bata, me pusieron la vía y me hicieron la exploración para saber cómo empezaríamos. Al explorarme vieron que de cuello estaba verde pero estaba dilatada de 2-3cm por eso y por la rapidez de mi anterior parto decidieron ponerme directamente oxitocina, para que no se alargara tanto.

Al ser estreptococo positivo antes de nada me pusieron la primera dosis de antibiótico y una vez terminada a las 9 de la mañana me empezaron a poner la primera dosis de oxitocina que cada unos 12minutos aproximadamente me iban subiendo pero ya a la segunda dosis ya empecé a notar las contracciones y a la tercera ya eran contracciones dolorosas así que no me subieron más la dosis y mi cuerpo reaccionó bien y con la oxitocina se puso de parto.

Eran contracciones dolorosas, mucho más que las del parto de Unai, pero sólo estaba empezando el trabajo de parto.

A las 10 de la mañana noté una contracción muy fuerte y de golpe como si me pellizcaran, -había roto aguas!- le dije a Sergi que avisara a la comadrona para que les dijera y vinieron, tenia la sensación de hacer pipí así que me desconectaron de las correas y al levantarme empezó a salir más agua, por suerte era transparente y recuerdo que era bien calentita. Fui al baño y allí empezaron las contracciones que me hacían ver las estrellas, me dijeron que al romper aguas era normal que me doliera más porque no hay nada que amortigua, así que eso acababa de empezar y estaba de los nervios porque ya no había ni un minuto de descanso entre contracción y contracción, y sabía cuando empezaba pero no cuando terminaba pero aún estaba un poco de humor cosa que a partir de las 10:30- 11 aproximadamente no tenia ni humor ni nada de nada, estaba muy concentrada en las contracciones que subían – bajaban -subían, no había descanso. Por suerte entre la comadrona y mi marido cuando me venia la contracción me daban masaje en las lumbares, unos movimientos circulares y bastante fuerte que algo me hacía. Estuve un rato en la pelota, pero en general estaba de pie intentando moviéndome y cuando me venia la contracción me concentraba en respirar para que Lia no le faltara el oxígeno.

Vino el ginecólogo para preguntar si quería la epidural, aunque él me recomendó que aguantara todo lo que pudiera sin la epidural porque a veces ésta hace que se frene un poco el trabajo de parto, cómo veía que iba aguantando dije que de momento no, ya que mi intención de buen principio era si podía aguantar tener un parto natural. Pasó el rato y a las 12 del mediodía, 3 horas después de empezar con el trabajo, las contracciones eran de un dolor insostenible, recuerdo que me mareaba del dolor que sentía así que la comadrona me miró y tenía el cuello borrado pero sólo estaba de 5cm de dilatación así que pedí la anestesia, pero resulta que en aquel momento el anestesista estaba en quirófano pero que en 15 minutos vendría a ponérmela, pero yo ya mi cuerpo me pedía que apretase para calmar el dolor, y la comadrona me dijo que si era lo que necesitaba que lo hiciera que apretase.

Yo estaba de pie apoyada en la cama, apretando cuando la comadrona me dijo que mejor me tumbase, ya estaba saliendo sangre, cosa que significaba que Lia estaba apuntito de salir, Sergi recuerdo que estaba nervioso, me ayudó a subir en la cama, me pusieron los agarres, para agarrarme con las manos, y unos soportes para poner los pies y poder hacer más fuerza, allí empecé a empujar con todas mis fuerzas y con ese apretón salió la cabeza, me dejaron tocarle (todo pasaba en poco segundos pero era tan emocionante, aunque estaba agotada y estaba pasando dolor, no os voy a engañar), allí empecé a decirles que ya no podía empujar más que estaba muy cansada que no podía…la comadrona (que por cierto un 100 sobre 10 de profesional y de persona) junto con Sergi me dijeron que tenía que apretar que en nada estaba allí Lia, ya que tenía la cabeza fuera pero estaba del revés y con la siguiente contracción volví a apretar con todas mis fuerzas, Lia se giró por sí misma, noté que me estaba quemando todo, así que una vez que la comadrona me dijo que ya tenía los hombros fuera, la cogí de debajo de sus brazos y me la puse directamente a mi pecho y no pude dejar de besarle en la frente, de mirarla y mirar a Sergi que estaba llorando de emoción. (aquella sensación de gusto, dolor, felicidad extrema… todo en el mismo momento).

ME VOLVÍ A ENAMORAR, NOS VOLVIMOS A ENAMORAR SERGI & YO.

Al cabo de un momento me avisaron que ahora saldría la placenta y me tendrían que coser, pero por suerte sólo superficialmente (en mi caso el masaje perineal nos fue bien porque con Unai que salió más pequeño al no hacerme el masaje me tuvieron que hacer puntos por dentro y por fuera y en éste caso que Lia era más grande y fue un parto muy expulsivo sólo fueron puntos superficiales). Y cómo habéis podido comprobar no hizo falta que viniera el anestesísta porque a las 12:20 ya tenía a mi pequeña entre mis brazos. Así que en 20 minutos pasé de 5cm de dilatación a estar completa, haber apretado y

Por último quiero contaros que no se de dónde quité las fuerzas para con dos pujos hacer salir a la princesa que pesó 4,290kg y 53cm. Si que os puedo decir que mi cuerpo estuvo casi 24 horas en contracción, no me podía relajar, a la que me daba cuenta mis músculos estaban bien contraídos. Estoy contenta y orgullosa de mi cuerpo y de Lia porque juntas lo hicimos posible, juntas lo sentimos todo y juntas hemos nacido.

Deseo que os haya gustado y espero que me contéis haber qué os ha parecido y me encantaria saber vuestras experiencias. Y ya sabéis que para cualquier cosa podéis contactar conmigo, y os lo digo de verdad que todas podemos!! Un fuerte abrazo esencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s